Consejos para tratar con personas difíciles

personas-dificiles
CONSEJOS PARA TRATAR CON PERSONAS DIFÍCILES
¿Quién no ha tenido que lidiar alguna vez con alguna persona difícil? Cuando hablamos de este tipo de personas nos referimos a rebeldes sin causa que ven el mundo a través de un cristal oscuro y que no siempre puedes elegir alejarte de esas personas, bien porque se trate de un compañero de trabajo, un familiar, hijo/a adolescente, o un amigo.
Piensa que ninguna persona por difícil que sea, es una causa perdida. En la mayoría de los casos no sabemos cómo tratar con ellos. Con excepción de las personas que tienen una enfermedad mental o son psicópatas, tratar a personas que están pasando un mal momento, es cuestión de tener buena voluntad para lograrlo y seguir algunos consejos que te mostramos a continuación.

Mantén la calma

La tendencia de las personas difíciles de ver lo negativo del mundo y proyectarlo en los otros puede nacer de conflictos no resueltos y defectos no superados. Nadie se vuelve amargado por gusto. Este tipo de personas pueden usar estrategias inconscientes para robarte la serenidad porque no soportan que los demás estén bien y ellas no. Es importante que estés preparado/a para conservar la calma, sobre todo si aprecias a estas personas. Trata de practicar el proverbio “piensa antes de hablar”. Tómate unos diez segundos en vez de responder sin pensar. Este tiempo te ayudará a evitar una respuesta de la cual te podrías arrepentir después. Si la persona en cuestión no está dispuesta a escuchar y sólo muestra la tendencia a agredir, no lo permitas!!!, quizás es necesario en ese momento dejar la conversación para otro momento, pero si sigues insistiendo tampoco te pongas a su altura. Tu reto es aportarle paz a la otra persona en lugar de que ella te despoje de la tuya. Prueba que estás en un nivel más evolucionado simplemente pensando que quien está de mal humor no es la persona a la que aprecias, sino que está atrapada en ese momento por la negatividad.
En lugar de predisponerte al ataque cada vez que tienes a esa persona en frente, trata de hacer todo lo contrario. La cordialidad sincera es capaz de romper más barreras de las que te puedas imaginar.

Demuestra empatía

No hay razón para que te sientas ofendido personalmente si esa persona está de mal humor y trata a todas las personas con el mismo tono impaciente. En lugar de ponerte a la defensiva o sentirte lastimado, trata de hacer caso omiso a sus comentarios negativos.
Tu mejor arma contra una persona que trata de herirte es responderle con autoestima con tolerancia y compasión. Su espíritu seguramente está lleno de dolor. Trata de ver la situación desde la perspectiva de esa persona a pesar de que sea difícil.

Re-dirige la conversación y utiliza el humor

Cuando aparezcan esos temas conflictivos, nada mejor que aprender a re-dirigir la conversación hacia tópicos más amables. Es mucho más eficaz utilizar el sentido del humor para eludir la negatividad. En algunas ocasiones, las personas no son conscientes de cuánto afecta su estado anímico a las demás personas.

Autoafírmate

Por último, has de saber que tratar con una persona difícil no supone callarse las necesidades y emociones propias, anteponiendo las ajenas. Debes ser respetuoso pero actuar con asertividad, o lo que es lo mismo, expresar con claridad tus necesidades gustos y opiniones, con el fin de que la otra persona sea consciente de que no es la única que debe ser escuchada.
El asesoramiento de un profesional de la psicología la Psicología con hipnosis clínica, podría ayudar en poco tiempo, a entrenar a las personas a mejorar la seguridad y la autoconfianza para superar los problemas en las relaciones.
Eulalia Cardona
Psicóloga Clínica
Móvil: 618715278
eucardona61@gmail.com

1 comentario sobre “Consejos para tratar con personas difíciles

  1. Me gusta, y son muy acertados la forma de enfocar la convivencia con una persona difícil y no dejar que su mal humor y agresividad te la transmita, pero debe de haber un convencimiento de no ceder en devolver la violencia porque nos perjudica y nos complica. La compasión es una buena arma para esas situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *